C/ MARINA, 104 – 08018 BARCELONA
93 425 45 45

Bumping

La mayoría de las personas se piensa que una puerta cerrada con llave, les puede dar seguridad, pero lo que no saben es que no es 100% seguro si hablamos del método bumping.

Los ladrones que suelen utilizar este método son  cerrajeros profesionales que se centran en atacar la parte clave de una puerta,  el cilindro, conocido también como bombín, bombillo o cerradura.

Se calcula que más del 90% de las cerraduras  existentes en el mercado pueden ser abiertas gracias al método bumping.

Para este método,  es necesario una llave debidamente manipulada y cualquier objeto con el que golpear, por ejemplo un destornillador o martillo. Es una técnica muy limpia, que no deja rastro y por lo tanto, en la mayoría de caso no dan indemnizaciones por parte del seguro porque no se puede demostrar que haya daños.

Desde que empezó la crisis en España, ha habido un incremento en los robos a las viviendas muy elevado y ahora los ladrones han sustituido las técnicas como una simple fotocopia por técnicas más discretas y/o profesionales.

Estos métodos pueden ser de varios tipos:

El primero  es pintar una señal  en las puertas, fachadas, paredes o incluso buzones, que utilizan como código especifico entre los ladrones más comunes. Pueden indicar las diferentes situaciones que hay en una casa, como por ejemplo los inquilinos de esa casa han estado de vacaciones, se puede entrar a robar, hay un perro dentro…

El segundo que también se ha descubierto hace poco, es simplemente marcar con un poco de pegamento entre el  marco y la puerta haciendo un hilo entre los dos elementos, después de   unos días vuelven para comprobar el estado del hilo. Si este está intacto, evidencia que la casa está vacía y por lo tanto pueden entrar.

También hay la posibilidad de que pongan un trozo de plástico, papel o material similar, que equivale  a lo mismo que la anterior técnica,  si sigue en la puerta después de haberlo colocado significa que ha estado vacía durante unos días y da oportunidad al ladrón a poder hurtar.

Los ladrones normalmente atacan a las casas en períodos de vacaciones, como Navidad, Semana Santa, verano, puentes festivos… por ello, si se encuentran este tipo de señales después de volver,  es recomendable avisar  a la policía.