10 claves de la seguridad de las cerraduras electrónicas

Los avances en seguridad son cada vez mayores, y las cerraduras electrónicas son buena prueba de ello. Se trata de modernas herramientas de protección que permiten evitar la entrada a nuestros hogares y locales, pero también controlar el acceso de determinadas personas.

Precisamente el control de accesos es una de las funciones más extendidas de las cerraduras electrónicas. Una solución ideal con sencillos sistemas de apertura que permiten mantener un registro continuo del uso de las entradas y salidas.

La seguridad de una cerradura electrónica      

Entrada sin llave

La mayoría de cerraduras electrónicas ofrecen ya la opción de entrar sin llave a tu vivienda o tu negocio. Gracias a los códigos de acceso actuales o a otras formas de desbloqueo en funcionamiento, podrás acceder al interior con una aplicación móvil o incluso la huella dactilar.

Puede restringir el acceso

Al crear códigos personalizados para cada uno de los residentes en la casa, podrás decidir qué puertas se abren y cuáles no para cada uno. Ya sea para evitar que alguien entre en tu despacho, para proteger el cuadro de luces de la comunidad de vecinos o cualquier otro aspecto; tendrás el control.

Registra todo los datos de entradas y salidas

También controlarás quién ha abierto y cerrado cada cerradura electrónica. En zonas de trabajo o comercios puede ser de gran utilidad, evitando robos o incluso el acceso a datos comprometidos. Crearás un ambiente seguro tanto para clientes como para empleados.

Controles en el ámbito laboral

Para un edificio de oficinas o cualquier otra empresa, podremos conceder y quitar permisos a diferentes personas, con unas horas limitadas en el día. También tendrás un registro electrónico de los accesos y salidas, permitiendo llevar un control de la jornada de trabajo de cada uno.

Es el primer contacto con los asaltantes

Si algún ladrón está observando tu casa para proceder a robarla en los días posteriores, la existencia de este sistema de seguridad le prevendrá de hacerlo. Es importante que dediques suficientes recursos a la protección de tu vivienda y tus pertenencias para evitar los peores sustos.

Dificultad para copiar o replicar

Al no tratarse de las llaves físicas tradicionales, son más complicadas de copiar o hackear para entrar en nuestra vivienda. Según la complejidad de cada cerradura electrónica, encontrarás incluso sistemas de seguridad avanzados como el antibumping y otros métodos sofisticados para evitar la entrada de desconocidos.

Códigos de acceso temporales                     

Ya sea dentro de un mismo día o a lo largo de varias jornadas, podremos dar un código de acceso a diferentes puertas según nos interese. Una vez terminado ese periodo, se desactivará automáticamente y no podrá volver a cruzarla hasta que no se autorice de nuevo a ese dispositivo.

Combinaciones de sistemas

Existen sistemas de cierre muy variados. Desde códigos numéricos en un teclado hasta, como hemos dicho antes, datos biométricos que te reconocen. Una tarjeta como en los hoteles, un llavero de proximidad o incluso un mando a distancia para que abramos la puerta incluso a varios metros de distancia. Hay muchas puertas que pueden combinar varios de ellos.

Facilidad de uso

Si has perdido la llave o tarjeta, te la han robado o has despedido a un empleado; la forma en la que se cambian las claves de acceso es muy sencilla. No tendrás que modificar toda la cerradura electrónica para que vuelva a funcionar, ya que solo tendremos que recalibrar la llave de acceso con la codificación adecuada.

Cerraduras invisibles

Actualmente es muy común encontrar cerraduras invisibles, con una tecnología superior para proteger nuestra vivienda o nuestras oficinas. No son necesarias las llaves físicas y pueden incluso activarse a distancia. Se trata de una cerradura electrónica de última generación

10 claves de la seguridad de las cerraduras electrónicas
Scroll hacia arriba