Cuál es la protección que te ofrece una cerradura electrónica

La seguridad se ha vuelto uno de los activos más importantes, y una cerradura electrónica puede ayudarnos a proteger nuestro hogar de la mejor manera. La preocupación de los vecinos ha ido mejorando los sistemas de cerrajería y hoy en día no es difícil encontrar este tipo de cierres en cualquier casa.

Las cerraduras convencionales funcionan bajo un sistema mecánico que incluye cilindro, pestillo, resbalón y diferentes engranajes internos. Por su parte, las cerraduras electrónicas o inteligentes tienen una seguridad más avanzada que no necesita llave física, solo puede activarse por medios electrónicos.

A través de un sistema electromecánico, la apertura o cierre de la cerradura y la puerta se lleva a cabo mediante la transferencia de corriente eléctrica. Hay modelos incluso que permiten que esta acción se realice de forma remota, aunque este tipo de cierres son más caros en general.

Vamos a conocer algunos de los cierres que podemos encontrar en el mercado y a conocer sus diferencias. Lo mejor de estas opciones es su seguridad demostrada y la comodidad que ofrecen a los habitantes de la vivienda.

Diferentes cerraduras electrónicas para tu hogar

Si bien las cerraduras tradicionales tienen un mecanismo muy concreto y es difícil encontrar variaciones, los cierres inteligentes tienen ciertas ventajas según los diferentes varios modelos que existen para la apertura de puertas. El único punto común entre todos ellos es la necesidad de una conexión a la red eléctrica para su funcionamiento.

  • Cerradura con código: Muy parecido al sistema que encontrarás en las cajas fuertes, un teclado (numérico o alfanumérico) en el que introducir el código asignado para desbloquear la cerradura.
  • Cerradura electrónica por WiFi: Son las últimas que están saliendo al mercado particular, pues permite manejar su cierre inteligente a través de nuestro móvil (siempre que ambos aparatos estén conectado a internet). Cuenta con las mismas prestaciones y seguridad que las demás.
  • Cerradura por Bluetooth: Para hacer uso de estas cerraduras, lo único que necesitaremos es nuestro smartphone u otro dispositivo móvil que pueda conectarse a través de Bluetooth. Lo mejor es que no necesitaremos que esté integrado en la red de internet.
  • Cerradura electrónica con alarma: Estas cerraduras pueden tener alguno de los otros cierres comentados, pero además tienen una alarma en su interior. Pueden dar el aviso si detectan un incendio o que se está intentado forzar la puerta; incluso llamar a los servicios oportunos.
  • Cerradura electrónica invisible: Suelen estar instaladas en la parte de atrás de la puerta, y sirven como refuerzo o segunda cerradura. Su activación puede ser a través de un mando o con conexión Bluetooth.
  • Cerradura RFID: Seguro que has visto esta más de una vez en los hoteles. Para desbloquearlas, es necesaria una tarjeta RF cifrada y única para esa puerta; por eso es más común en espacios comunes o de trabajo que en viviendas personales.
  • Cerradura biométrica: Este tipo de cerradura reconoce un aspecto concreto de nuestro cuerpo (la huella dactilar o el ojo, habitualmente) para desbloquear la puerta. El usuario debe estar registrado con anterioridad.
  • Cerradura híbrida: Es una combinación del cierre biométrico recién comentado y el de teclado. Tendrás que activar su sensor láser biométrico e introducir el código correspondiente para abrir la puerta.
  • Cerradura por voz: Similar a los cierres biométricos, esta cerradura inteligente puede ser controlada a través de nuestra voz. Con el reconocimiento de nuestro timbre y alguna palabra clave asociada, su asistente de voz puede configurarse para su apertura.

Ahora que ya sabes cómo funcionan las cerraduras electrónicas y cuáles son los modelos más habituales, puede que quieras realizar una revisión en la seguridad de casa o la oficina. Lo más importante siempre es proteger lo que quieres.

Cuál es la protección que te ofrece una cerradura electrónica
Scroll hacia arriba