¿Por qué elegir una caja fuerte que esté homologada?

¿Por qué elegir una caja fuerte que esté homologada?

Las cajas fuertes tienen numerosos usos que van desde la protección de dinero o joyas hasta la salvaguarda de poderosos recuerdos familiares. Por ello siempre se ha creído que cualquier opción es apta. Nada más alejado de la realidad ya que una caja fuerte homologada es la que realmente garantizará la calidad antirrobo y la durabilidad adecuada. Para que una caja fuerte se puede marcar como homologada debe cumplir con ciertos requisitos.

A continuación detallamos qué es y diferencia a una caja fuerte homologada del resto así como las numerosas ventajas que tiene una de estas con respecto al resto. Este tipo de cajas fuertes suelen utilizarse cómunmente para ofrecer servicios premium a los clientes de hoteles de alto nivel o para contar con la caja fuerte en un establecimiento o negocio.

¿Qué es una caja fuerte homologada y por qué la necesitas?

La homologación de las cajas fuertes en España proviene de las certificaciones de AENOR, concretamente deben cumplir la normativa europea UNE EN 1143-1. Pero, ¿Cómo es una caja fuerte homologada? A menudo se confunde “homologada” con caja fuerte de alta seguridad y no son lo mismo. Mientras que en el caso de la homologación se trata de que cumpla ciertos requisitos, una puerta de alta de seguridad suele tener un mínimo de 8 mm de espesor.

Si bien es cierto que también se trata de un requisito para encontrar una caja fuerte homologada, el espesor no es la única característica diferenciadora de estas cajas fuertes. Además no todas tienen el mismo grado de seguridad. Lo que sí que tienen en común es que estas cajas no podrán ser perforadas con destornillados o abiertas con palancas, martillos, taladros y otros.

Tipos de caja fuerte homologada

Los diferentes tipos de caja fuerte homologada hacen alusión a los distintos niveles de seguridad de cada una de ellas:

  • Nivel S1: Son cajas fuertes ligeras. Aptas para el uso particular de nivel de seguridad elevado en comparación con otras análogas.
  • Nivel S2: Están indicadas para los clientes que buscan una protección relativamente mayor pero, en la mayoría de casos, tampoco es muy elevada. Asimismo suelen ser utilizadas por las compañías de seguros.
  • Grado 0: Este nivel de caja fuergte homologada está dirigido tanto a particulares como a empresas.
  • Grado I: En este caso encontrarás la opción de guardar armas largas y munición, aunque únicamente se permite para uso particular.
  • Grado II: A este respecto ya entraríamos en las cajas fuertes que están indicadas para usos corporativos, concretamente para empresas que necesiten guardar documentos importantes.
  • Grado III: En este punto nos encontramos con cajas fuertes que pueden portar armas cortas y munición. Se trata de los denominados como armeros.
  • Grado IV: Estas cajas fuertes homologadas son también denominadas de cierre de bloqueo y retardo y suelen ser muy utilizadas en el caso de las joyerías, administraciones de lotería, antigüedades, bancos o bingos, entre otros comercios.
  • Grado V: La caja fuerte homologada con el máximo grado está indicada igualmente para bancos, joyerías o loterías, entre otros negocios, aunque en este caso nos encontramos con una caja fuerte de máxima seguridad.

En definitiva, una caja fuerte homologada reúne una serie de requisitos que la convierten en un objeto del mobiliario muy requerida en determinados negocios. Es habitual encontrar este tipo de cajas fuertes, especialmente las de máxima seguridad,  en bancos, casas de apuestas, casinos, administraciones de lotería, bingos o tiendas de antigüedades. La meta de contar con una caja fuerte homologada es principalmente evitar el robo con herramientas de alto impacto que van desde las llaves fijas hasta las sierras mecánicas o las lanzas térmicas.

¿Por qué elegir una caja fuerte que esté homologada?
Scroll hacia arriba